Cuento, mentalidad, realidad.


Empezó a hacer viento, y mis cabellos caían sobre mi rostro. El día comenzaba a caer entre los vientos fuertes y las pequeñas gotas de lluvia que apenas lograba sentir sobre mi cara y brazos. Caminaba rápido y los pequeños cabellos caían sobre mi frente. Los quitaba una y otra vez para observar mi camino. Levanté la vista y miré unos ojos café chocolate. Me hipnoticé. Una mirada penetrante, sin expresión, dudosa, cálida. Una deliciosa boca definida y carnosa. “besable” pensé. Una piel tostada, morena, brillosa por el polvo que caía en ella. Su cabello negro caía sobre su frente. Cejas misteriosas encima de esos ojos desconocidos y aterradores. Atractivo a primera vista. Sin importancia para mí, o eso quería pensar.


...

No sé... Eso de leer que existan 2 cuerpos con una misma alma me asusta. De casualidad llegué al perfil de esa chica, que sin duda, en ocasiones llegué a odiar... Por la única razón: ES IDÉNTICA A MI. No en la manera física (creo que hasta eso nos diferenciamos bastante) ni en la mental (Por que la tipa, sin ofender, está muy tonta) pero en cualquier otro aspecto puedo decir que soy yo. No tenemos la misma fecha de nacimiento,pero sí está cerca. Leemos los mismos libros, escribimos las mismas cosas, Pero no, no puedo y no debo dejar que mi mente piense eso, sin lugar a dudas soy mejor que esa persona, tengo más claros mis objetivos, ella es infantil, yo deje de serlo. Ella cree que las estrellas son el límite, yo sé que el límite no existe en las estrellas, existe en lugares vacíos y oscuros y cada segundo se expande. Ella cree que la física y la química no son fundamentales, yo viví en la antigüedad  fui alquimista y sé que es la mejor "ciencia" de todas. Pero ella tiene algo que yo no: Su mirada, ella logra ver lo que yo deseo ver. Yo deseo estar en su lugar.

...

Fue como un Déjà vu. Nos dirigíamos a observar el espectáculo en la calle y al pasar por ese lugar mi padre y yo nos detuvimos a leer el letrero. Nos quedamos atónitos pero seguimos avanzando. Al terminar pasamos por el mismo lugar y le dije que tarde o temprano dejaría que me leyeran la mano. Me platicó que mi abuelo se dejó leer la mano por una gitana, le adivinó la edad y de donde provenía, le dijo que moriría a los 80 años de edad, el número de hijos y de nietos. No sé, hubo un algo que me llamó la atención.
-¿Crees en el horóscopo?
-Lo leía de niño.
-A mí me llega cada mañana al celular y me ha adivinado muchas cosas.
-A mí también me las adivinaba de niño.
-¿Y no te da miedo?
-No.


1 comentario:

  1. hola me gusta mucho tu blog ,te espero por el mio.
    te sigo besito

    ResponderEliminar