Preludio

Extrañaré soñarla y escribirle...

Cada cuerpo abrazado es una ausencia
nacida entre el límite del alba,
perpetuada en agonías de ensueños
y vertida tras la red de una añoranza...
Cada beso orgasmado es una angustia
diluida en los fuegos que la rasgan,
ahogada en el torrente que la inunda
y hundida en cada sed que la reencarna...
Cada rostro poseso es un delirio
surgido de una AURORA fragmentada,
moldeado en la penumbra de un eclipse
y en la árida inquietud de tanta audacia..
Cada paso colmado es un nocturno
asilado en los sexos fugitivos,
cansado en su mover de coito incierto
y hastiado muerto de su hazaña en vivo
para nada...
¡Oh voz callada de las huellas rotas,
tan ardua pregonera del esperma!
¡Oh núbil propulsor de los arrojos
que de espinas innovadas ornamentas!
¡Oh llama carne de la piel dialéctica,
confundida en la búsqueda sin fin...!

Domínguez Hidalgo Antonio



No hay comentarios.:

Publicar un comentario