Sin ti, sin mi

No se puede afrontar tal realidad. Ni yo puedo hacerlo... Resistirme a tal deseo humano, carcome mis ganas de tenerte aquí... De nuevo. 
Es algo que siempre querré (No hablo de ti como objeto, sino el deseo de tenerte conmigo), algo que no se puede olvidar, que me cambió el pensamiento y la realidad de éste >un giro de 180°< 

~ME PUSE EN LOS ZAPATOS DE AQUELLOS ENFERMOS~ Mis amigos lo son.
No puedo tenerte conmigo. No debo hacerlo, por el bien de ambas.

No continuaba nuestras conversaciones, por el simple hecho (Y berrinche) de no apasionarme y enamorarme de ti. Porque sabía que lo haría, tarde o temprano, con palabras sin sentido. No escribía para ti, porque cuando llegaba a hacerlo, tu ya tan figurada gramática GRITABA una emoción que tú, sin disimulo, querías ocultar a muchos... Siempre pasaba y siempre lo hacías.

Y cada que te tenía de frente, rogaba a todas las deidades (más tuyas que mías) por un cálido roce de tus labios. En todas esas tardes en el parque cercano a tu casa. Justo después de tu molestia cuando yo fumaba un cigarrillo.

Y tanto así fue mi deseo, que una noche... UNA SOLA NOCHE hablé lo callado. Lo hablé con besos, caricias y oscuridad. Sólo eso necesité para embriagarme de ti. De tu cuerpo de mujer. Y una vez más seguía evitando el deseo carnal. Seguía evitándote... Seguía pensando en ti. Y "fallé" una promesa. En verdad nunca lo hice, porque nunca lo hubo.

Y pasaron varias lunas, hasta que llegó la correcta. Y sucumbí en las palabras (las pocas que quedaban de aquella noche de alcohol), y deseé una respuesta que nunca llegó. Caí en la idea de un rechazo de tu parte... Algo que nunca habías hecho. Y no pude más, te evité, una vez más. Y aquí me tienes, escribiéndote por vez primera una carta PARA TI. Ya no versos, una carta sólo para ti. Donde quiero explicarte, que si por mí fuera, yo te querría más de lo que ahora lo hago. Pero me aferro a las ideas homofóbicas de la sociedad. Donde no es bien visto este asunto.

Perdón por ser asi´, pero hay un límite que ambas conocemos... Vamos, es una ironía de mi parte pensar así... Pero yo no puedo ser algo que no se me fue concedido. Es ANTINATURAL y rechazo esa idea, aunque sea lo contrario para mi. 

Sí, te quiero. Pero tú me pedías de más. Algo que no puedo ser frente a otros... Algo que ni siquiera a mí me gusta. 

Te lo hago saber por aquí, porque es la única manera en la que puedo expresarme abiertamente, algo que quiero que conozcas y entiendas. Algo que he sentido por poco tiempo pero que, sin duda, es fuerte.


Te quiero Shanty.


8 comentarios:

  1. Supongo que tu ya has decidido y solo espero que en serio sea lo mejor para ti y lo que mas feliz te hará.
    Yo siempre he pensado que uno debe seguir a su corazón ¿a quien o que si no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geraldine, he decidido. Pero muy dentro de mi estoy en contra de las ideas homosexuales. No porque me desagrade, sino porque la mayoría de las personas lo ven mal... Es muy importante que la gente se ponga en los zapatos de otros. Es algo difícil de explicar... :/

      Eliminar
  2. Yo siempre supe que tú eras inmortal. Por cada muerte tuya, dos renacimientos venían tras de ti.

    Te extraña el alma, aunque muy en el fondo lo oculte.

    ¿Y cómo no?... tú viste nacer al poeta. Lo viste crecer y escribir cada vez más versos.

    Lo más extraño de todo es que, (aunque no lo creas)... no han fluído los versos desde su alma. Y no porque esté seca.

    ¿Cómo hablar lo que desborda el alma, cuando los tiranos te callan y te hacen arrodillarte frente a sus monumentos de odio los cuales aplastan el amor, el que está lejano?


    Cuéntame tus secretos Ángel... que yo te contaré los míos. Y mis desvelos, si te apetece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo contar secretos a quien te cree muerta a pesar de ser "inmortal"?

      Es extraño que me llamen Ángel... ¿Quien eres? Dímelo.

      Eliminar
    2. Soy el caído.

      Yo sabía que no moriste. Mi corazon lo sabría y mi alma sufriría.

      Pero... ¿Apeteces contarme? Es un trato, en caso de que aceptes.

      Pero tu escrito me pone a pensar si te olvidaste de "venda".

      Eliminar
    3. ¿Y cómo contactar contigo?

      Se que no eres quien yo pienso... Pero, me intriga.

      Venda???

      Eliminar
  3. Es triste los prejuicios de la sociedad. El corazón es el que debe mandar.

    Hay personas que aman a hombres o a mujeres, aman...

    Besos.

    ResponderEliminar