Venme a ver al sol

Y soñarte diario mientras duermo, mientras vivo... Cuando te respiro y cuando te despides.
Que ansío chocar mis lentes en tus pómulos, besar tu barbilla y hundir mi nariz en tu cuello perfumado.
Y chocar mis labios con los tuyos, tenerlos a centímetros de mi, y beberte, y comerte... ¡saciarme de ti!
Sólo un minuto, sólo un sol sobre tu eje rotacional, que dure más de lo que te he tenido lejos de mí.
Ven y calla este encierro. Ven y grita tus besos en mis oídos. Ven y llévame al sol, a fundir pétalos de rosas, a bañarnos en polvos de mariposas, a reconstruir tréboles de suerte... A olvidar la vida terrestre.
Escríbeme en sangre, araña mis ojos, muerde mis oídos, siente mi desesperación. Te quiero aquí...Te deseo aquí... En cada viento, en cada lluvia, en todos los sabores y lágrimas, en cada pluma de cada ave que vuela sobre tu ventana. Te deseo en los libros, en el vaivén de mi cabello, en cada suspiro y cada pestaña. Te deseo aquí, en pasado y en futuro, a 300 km de tu casa.
Y recuerdo tu sonrisa y el beso que le seguía. El silencio en la habitación, en nuestra galaxia. Sólo nuestra. En el espacio donde nuestra gravedad sólo atraía nuestros cuerpos. No te alejes de nuevo, no quiero basura espacial por aquí. Tan sólo mi Aura, a ella y nada más.


3 comentarios:

  1. Me encanta este texto, me hace recordar a alguien con quien tengo una rara química, y siento la mayoría de estas cosas por el...
    Hermoso texto, besos ♥

    ResponderEliminar
  2. Hermoso, trae sensaciones, recuerdos, está excelente... se me hace muy nostálgicos

    ResponderEliminar