Meteoritos


Sin nada nuevo sobre el firmamento que me vio crecer,
Donde sólo existen las estrellas y planetas,
Con vacío a su alrededor acompañado de
Asteroides indisciplinados,
ida y descontrolada de mis sueños,
—tanta utopía—
No afronto la realidad de las tierras de ajedrez
Que me atrapan en jugadas enigmáticas;
Donde el sol pega en mis pestañas
Y los jugadores carecen de autenticidad, materialismo y mente.
Me nutro de hechizos, deseoso humano,
Consciente de que nada es para siempre,
Que sigo enjaulada de tanta libertad.





2 comentarios:

  1. "Enjaulada de tanta libertad" supongo que puedo entenderlo, es como no tener contra que luchar por tu libertas, como no tener razones para ser libre.
    ME ENCANTA este texto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rigel.

    Has plasmado lo que muchos pensamos unas cuantas veces al día. A medida que vas descubriendo campos, vivencias y posibilidades, sientes la pequeñez en la que eres casi una desconocida . Tantas palabras que se muestran para que los demás las reconozcan, reconozcamos, como veraces con carácter de universalidad y en definitiva son tan antiguas y tan mentira como la vida misma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar