Sed infinita de galaxias


El camino infinito de mis sueños…
Donde se escuchan voces que me nombran,
Y que iluminan 4 soles donde no existe anochecer.
Todo es primavera, todo es alegría, todo es amor.
Soles nocturnos que no dejan dormir,
Que me incitan a llamarte, a mirarte, a sentirte…
A esperarte.

Y este calor me devora, desconecta mis sentidos,
Me aumenta el tiempo y mi potencia de vivir.
Me alejo del silencio que tu corazón ejerce,
Me separo de él… Me desintegro.

Son imágenes, olores y sombras
Que encadenan mis distancias.
Ya no hay mucho de dónde mirar.
Han muerto 3 soles y la oscuridad,
Por primera vez me deslumbra.
Mi alma choca con mi muerte
Y el amor a aquella tierra se dispersa,
Como humo… Y me disuelve.

Queda solo mi universo, queda vacío y triste.
Se fueron los matices donde mis deseos,
Sin realidades, perdían sus rumbos en universos.
La nostalgia vasta de mi tristeza,
Navega en medio de tus mares de escombro,
Devora mis sentidos hasta quedarme en suspenso.
He sembrado mis estrellas de una vez,
Para que el tiempo y el amor hagan renacer
A mis soles, que yacen fríos y azules
En el cielo amarillo.

Surcaré otro camino de libre magia ancestral,
Convirtiendo mi espíritu en planetas,
Y mi alma en buen amor.


                                                                                                                                 Néctar Lunar 

Elegía para mi y para ti

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y tú te irás borrando lentamente de mi sueño.
Un año y otro año caerán como hojas secas
de las ramas del árbol milenario del tiempo,
y tu sonrisa, llena de claridad de aurora,
se alejará en la sombra creciente del recuerdo.

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y quizá, poco a poco, dejaré de hacer versos,
bajo el vulgar agobio de la rutina diaria,
de las desilusiones y los aburrimientos.
Tú, que nunca soñaste mas que cosas posibles,
dejarás, poco a poco, de mirarte al espejo.

Acaso nos veremos un día, casualmente,
al cruzar una calle, y nos saludaremos.
Yo pensaré quizá: " Qué linda es todavía."
Tú quizá pensarás: " Se está poniendo viejo "
Tú irás sola, o con otro. Yo iré solo o con otra.
o tú irás con un hijo que debiera ser nuestro.

Y seguirá muriendo la vida, año tras año,
igual que un río oscuro que corre hacia el silencio.
Un amigo, algún día, me dirá que te ha visto,
o una canción de entonces me traerá tu recuerdo.
Y en estas noches tristes de quietud y de estrellas,
pensaré en ti un instante, pero cada vez menos....

Y pasará la vida. Yo seguiré soñando;
pero ya no habrá un nombre de mujer en mi sueño.
Yo ya te habré olvidado definitivamente
y sobre mis rodillas retozarán mis nietos.
(Y quizá, para entonces, al cruzar una calle,
nos vimos frente a frente, ya sin reconocernos.)

Y una tarde de sol me cubrirán de tierra,
las manos para siempre cruzadas sobre el pecho.
Tú, con los ojos tristes y los cabellos blancos,
te pasarás las horas bostezando y tejiendo.
Y cada primavera renacerán las rosa,
aunque ya tú estés vieja, y aunque yo me haya muerto.


José Ángel Buesa