A ti Ángel

Amor mío prohibido. Que enjaulados tengo mis deseos hacía ti. ¿Cómo enamorarme de tan inexplicable pensamiento y belleza? De tus ojos pardos que me hechizan, de tus curvas que me matan en tu andar. Tus labios suculentos a mi paladar.
No puedo decir que te extraño, porque en mi pensamiento estás siempre presente. Tan presente como para desearte, quererte y amarte. Para hacerte mía... Como quisiese.

He perdido el habla, y no me he atrevido a llamarte después de tan horrenda situación. Me dio coraje que el cabrón de NARUTO haya perdido esa pulsera que tenías. Y más cólera que celos, al saber que te fuiste a Guanajuato a ver a una persona a la cual solo llevas 1 mes de conocer. ¿Cómo es que haces eso?

Mi Ángel, mi Estefanía, mi Aura, odio al tiempo por definir nuestra historia en un final. No deseaba esto, nunca lo desee. Eres la mujer perfecta para complementar mi vida, y en cambio, tú no deseas eso conmigo.
Pareces mariposa en invierno, TE DESAPARECES cuando te da la gana. Y cuando deseo verte, tú no estás. Te vas a no sé donde como si nada, y me preocupas.

No sé si al hacer esto haga lo correcto, pero, tengo un regalo para ti en tu cumpleaños. Recuerdo ese día Sábado en el jardín de aquel parque que me leíste un párrafo de uno de los poetas más codiciados, y me enamoraste, con tu voz frágil. No te digo más porque quiero dejarte con las ganas. Sé que no estaré el día de tu cumpleaños contigo, duele hacerlo. Pero ten presente en mente que felicitaciones y regalo de mi sí obtendrás.

Muero por ti ángel, espero que pronto te vea de nuevo. Espero hacerlo.

De quien te ama con apasionada manía.... Cielo.