EVANescente

Amor, ¿Qué has hecho? Que lograste romper el silencio, que del fruto amargo de tu engaño te has ganado mi suplicio. Ganas gotas tristes y nostálgicas que se reflejan en mi llanto.
¿Qué soy yo de ti? Tu firmamento, tu enamorada. Ahora mírame a los ojos y di que me quieres, que aprecias la euforia rota que descarné de mí y puse a tus pies, que los meses de Diciembre fueron de cálidos besos arrebatados de frío y de tu angustiada y delicada necesidad de permanecer aquí.
Siénteme amor… estoy aquí. Aquí para ofrecerte mis recuerdos infinitos y mis problemas más efímeros. Las incontables plumas de aves esmeraldas y las recetas dulces de buenos panaderos.
Amor, contesta. ¿Qué no ha sido suficiente tanto suspenso y tantos latidos en el hender de cada dolor? Amor, como confundes, estresas.
¿Cómo decir que por ti perdí mi orgullo? Decir que te adoro tanto y tanto, que en cada uno de mis sueños rezumas como palabras líricas en la eternidad.
¿Cómo decirte que codicio la razón de tu infamia? Y que cada día añoro con cruzar el umbral que nos separa, cortar mi sangre espesa como el silencio que te acompaña.

Amor, ¿Cómo decirte que hagas mal y destruyas estos años con un mal final? En efecto, soy tu veneno, pero yo amor… también puedo llegarte a amar.

3 comentarios:

  1. Debiera darse la oportunidad de amarte.

    ResponderEliminar
  2. A veces no es que falten ganas, de pronto sobra el miedo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo lograr volver a ti, cuando hoy, más que nunca, te encuentras más lejos de mí? ¿Es acaso que el tiempo te ha mantenido intacta de ese pensamiento ilustre que tienes?


    Siempre a tu espera, amor.

    ResponderEliminar